en la comunidad de Villa Esperanza de Salinas, tendrán que empezar de cero – .

en la comunidad de Villa Esperanza de Salinas, tendrán que empezar de cero – .
en la comunidad de Villa Esperanza de Salinas, tendrán que empezar de cero – .
----

Nota del editor: Le instamos a mantenerse bien informado durante esta emergencia. Acceso gratuito a todas las noticias y actualizaciones relacionadas con la muerte del huracán fiona para Puerto Rico. Gracias por apoyar el periodismo responsable. Regístrese hoy.

Salinas. “Parece una zona de guerra”.

Estas son las palabras que exclamó un habitante de la comunidad de Villa Esperanza al observar los daños causados ​​por el río Nigua al romper su curso por las lluvias torrenciales que dejó el huracán Fiona.

Sus palabras no fueron exageradas, pues alrededor de la calle más cercana al cuerpo de agua solo había escombros, vehículos destruidos, maquinaria de construcción volcada y remolques destrozados.

Sin embargo, la escena más impactante tuvo lugar al final de la calle, donde una residencia se derrumbó junto a la calle.. La pareja que vivía en la estructura sobrevivió, aseguraron varios vecinos del lugar.

Detrás de la residencia iba una caravana perteneciente a Gloria Marrero, quien aún estaba atónita por lo que había provocado el río. La casa rodante que compró con su esposo hace cuatro meses, y a la que venían todos los fines de semana desde Caguas, quedó completamente destrozada y arrastrada hasta el otro extremo del terreno que alquilaban.

“Nunca imaginamos que (la comunidad) se inundaría de esta manera. Como lo que venía era tormenta, todo iba bien, pero el domingo nos dijeron que la autocaravana la habían destrozado. No quedó nada, todo se perdió”describir.

Marrero estimó que perdió alrededor de $35,000, pero espera que el seguro que ha contratado le devuelva el dinero.

“Se me quiebra la voz no por mi culpa, porque vengo los fines de semana, pero aquí la gente ha perdido lo poco que tiene con mucho sacrificio”, dijo. “Llegamos a esta comunidad, donde la gente es encantadora, pero duró poco”.

Destrucción por el huracán Fiona en Villa Esperanza, Salinas. (Ramón “Tonito” Zayas)

A unos pasos de la caravana de Marrero se encontraba Ángel Luis Díaz, quien no acudió a un albergue y fue testigo de la crecida del río. Aseguró que el agua “entró por donde quiso”. Según estimaciones preliminares del Servicio Meteorológico Nacional (SNM), la región de Salinas recibió entre 20 y 25 pulgadas de lluvia desde la noche del viernes hasta la mañana del lunes.

“El río salió dos veces”, dijo. “Mi nevera, mi lavadora y mi planta se han dañado… dan ganas de llorar”.

Una historia similar vivió Roberto Pérez Catalá, de 61 años, quien con una máquina de construcción retiró los escombros que llegaron frente a su casa.

Aseguró que es la primera vez que ocurre una inundación de esta magnitud en Villa Esperanza. La causa, dice, es que algunas personas han invadido tierras comunitarias para colocar carretas. “Tiraron toda la basura al río, el río se tapó y explotó aquí (cerca de su residencia)”, dijo.

Pérez Catalá se dedica a hacer chivitos mecánicos, por lo que alrededor de su casa tiene varios equipos pesados, que ahora están cubiertos de escombros.

----

La huella del río Nigua

El río Nigua dejó su huella en todo Salinas, dejando cientos de refugiados en la escuela Carlos Colón Burgos, donde hasta esta mañana unas 197 personas seguían en la lista de bajas.

Wanda Janet Ríos Colorado, presidenta de la Asociación de Vecinos de la Urbanización Las Margaritas, aseguró que esta es la sexta vez que el río ingresa a las residencias de su comunidad.

El desarrollo se construyó en 1977, pero a los primeros compradores nunca se les dijo que residirían en un área con riesgo de inundación, dijo el líder de la comunidad.

Cuando saben que se acerca una tormenta o un huracán, los vecinos se preparan rápidamente. Entre otras cosas, ponen sus cosas sobre las camas y cubren las puertas con madera y silicona.

Sin embargo, el río ha causado estragos en la urbanización. En el caso de Ríos Colorado, la mujer quedó atrapada durante varias horas en la residencia de unos ancianos a los que cuidaba, mientras subía el agua en la casa de su madre.

“En la calle, el agua subió entre cinco y seis pies. Vino un camión de la Guardia Nacional y se llevó a mis vecinos al frente”, dijo sobre los rescates que presenció.

Al igual que Pérez Catalá, Ríos Colorado consideró histórica la crecida del río Nigua y por ello instó al municipio de Salinas y al Ministerio de Recursos Naturales a canalizar la masa de agua y evitar construir estructuras a su alrededor.

“Siguen construyendo al lado del río, nosotros (la comunidad) seguimos denunciando, pero no nos hacen caso”, dijo.

Al reclamo del líder comunitario se sumó Efraín Torres Torres, cuyo taller de reparación de aires acondicionados, Los Hermanos Auto Air, fue destruido.

“Perdí todo, porque el impacto del agua abrió la parte de atrás del negocio y se fueron todas las herramientas”, lamentó. “Las agencias relevantes necesitan acelerar el ritmo de canalización del río… si lo canalizamos, podemos obtener más cobertura”.

La peligrosidad del río Nigua en medio de una tormenta o huracán se agudiza con las marejadas ciclónicas en las comunidades de Playa y Playita, donde la Guardia Nacional de Puerto Rico (GNPR) y el ayuntamiento han rescatado a decenas de personas. Ahora, tres días después del impacto directo del huracán, los residentes y las empresas intentaban comenzar de nuevo.

- Este parece a zona guerra en comunidad Villa Esperanza Salinas ellos tendran que volver a empezar cero

comunidad Villa Esperanza Salinas tendrán empezar cero

 
For Latest Updates Follow us on Google News
 

----

PREV una decisión “muy problemática” – .
NEXT LUMA Energy advierte de cortes selectivos esta noche tras incidente en planta de Costa Sur